Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia

 

CUIDADORES

El grupo ofrece a los cuidadores información, programas desarrollados a partir talleres y herramientas que le permitirán transformar su experiencia de cuidado, mejorando su estilo de vida y disminuyendo la carga generada por la actividad del cuidado.

Los programas son ofrecidos a través de talleres porque ser cuidador familiar de una persona con enfermedad crónica es una experiencia que transforma la vida y exige habilidad generando una necesidad de conocimiento, valor y paciencia para ejercer su tarea de manera hábil, de modo que ésta habilidad puede incrementarse si usted recibe la orientación adecuada.

A través de los talleres resignificará su experiencia de cuidado. El significado que se dá a la experiencia de ser cuidador se asocia de manera positiva a la habilidad para el cuidado.

 


 

CUIDANDO LOS CUIDADORES


Es un programa ofrecido a cuidadores principales de personas con enfermedad crónica que busca que el cuidador analice su experiencia decuidado, identifique sus potencialidades y limitaciones e identifique las ganancias que el proceso de ser cuidador le genera y se empodere dentro de su rol.

El programa esta compuesto de 4 talleres, cada uno de los cuales se realizan semanalmente en la temáticas de Conocimiento, Valor y Paciencia.



¿QUÉ ES UN CUIDADOR?


Un enfermo crónico necesita a una persona que le acompañe en sus labores y le brinde asistencia básica en todo momento; este es denominado cuidador. En su mayoría, posee un vínculo familiar, un lazo afectivo de compromiso, es quien se apropia de la responsabilidad del cuidado, participando, asumiendo decisiones y conductas acerca de la persona cuidada.

Las profesoras Natividad Pinto y Beatriz Sánchez describen que un cuidador es el miembro de una familia o grupo social que asume la responsabilidad de cuidar al familiar enfermo. Es quien representa una solución ante la necesidad de atender a la persona enferma, sin que se haya llegado, en muchos casos, a un acuerdo explícito entre los miembros de la familia.

El cuidador tiene que modificar su vida para asumir tareas especiales, generando con frecuencia sobrecargas, preocupaciones y estrés, dados por la responsabilidad de cuidar a otra persona, dependiente en los aspectos de la vida diaria, y por tener que enfrentar la toma constante de decisiones que afectan la propia existencia y la del ser querido. En conclusión, es en quien recae el compromiso, moral e ineludible, de velar por su pariente o amigo enfermo.



FUNCIONES DE UN CUIDADOR


Es difícil señalar con exactitud las funciones del cuidador, ya que dependen de cada familia y de las personas a quienes se cuida. Algunas de las tareas más frecuentes, si son mujeres adultas que conforman la generación intermedia, consisten en desempeñar un rol de trabajadoras, madres en la crianza y formación de sus hijos, esposas con tareas frente a sus parejas, y cuidadoras principales de un padre, una madre o un hijo enfermo.

El principal reto para un cuidador familiar, básico en el desempeño de sus funciones, es conocer a la persona enferma: cómo es con una enfermedad, conviviendo y dependiendo de él.



AFRONTAMIENTOS DEL CUIDADOR


1. Debe afrontar la situación en medio de una estructura que requiere esfuerzos complejos para orientar la toma de decisiones frente a las tareas de cuidado.

2. Desarrolla una relación muy estrecha con el paciente, quedando excluido el resto de los miembros de la familia.

3. Tiende a abandonar sus propias necesidades, esto aumenta el cansancio y dificulta más.

4. Se incrementa el aislamiento social, tiene menos tiempo para las relaciones con los amigos, se disminuyen los contactos.

5. Está expuesto a conflictos familiares generados, en la mayoría de los casos, por el impacto emocional que se tiene para reconocer que el familiar enfermo, que antes era totalmente independiente, ahora tiene limitaciones.



 

 

CUIDADORES FAMILIARES


Un enfermo crónico necesita un acompañamiento constante, que un profesional de la salud no puede brindarle. Por eso, los cuidadores familiares entran a cumplir un papel importante en el desarrollo de esta función, lo que hace vital que adquieran un conocimiento del problema y comiencen a entender la experiencia.

Al enfrentarse al cuidado de personas con enfermedades crónicas, se establecen unas metas, que requieren múltiples intervenciones e incluyen la satisfacción de necesidades del cuidado de la salud, psicológicas, sociales, económicas, entre otras. Estas pasan a ser retos de los cuidadores familiares.

Las de salud, están relacionadas con el manejo de signos y síntomas en problemas como el dolor y la invalidez, reiterativos, concomitantes e irreversibles. Las psicológicas incluyen las reacciones al afrontamiento de la enfermedad. Las sociales presentan en esencia la prevención o minimización del aislamiento, y las económicas se concentran en la tenencia y consecución de recursos, que siempre se incrementan de forma constante e impredecible.

Todas estas situaciones son de largo plazo. En la mayoría de los casos, se conduce el cuidado a la satisfacción de las necesidades del enfermo, pero se olvida al cuidador directo, el familiar que permanece con él y enfrenta su cuidado, muchas veces sin el respaldo requerido y comprometiendo su propio bienestar.



MANIFESTACIONES DE CANSANCIO O SOBRECARGA


Muchos cuidadores, sin darse cuenta, se exigen más allá de sus posibilidades y terminan olvidándose de su propio yo. Así, llegan a perjudicarse a sí mismos y a las personas que cuidan. Y es que con alguna frecuencia se sienten agobiados, corren a todas partes, manifiestan que les falta tiempo para realizar las actividades a su cargo. En ocasiones, presentan problemas de sueño, pérdida de energía, fatiga crónica, sensación de cansancio continuo, aislamiento, consumo excesivo de bebidas con cafeína, alcohol o pastillas tranquilizantes y dificultades físicas como palpitaciones, temblor en las manos, molestias digestivas, cefaleas, falta de concentración, apatía por actividades y personas que antes eran objeto de interés, aumento o disminución del apetito.

También tienden a enojarse fácilmente, dan demasiada importancia a pequeños detalles, están propensos a sufrir accidentes, muestran dificultad para superar la depresión o el nerviosismo, no admiten la existencia de síntomas físicos y psicológicos o los justifican mediante causas ajenas.



 

 




Quieres Pertenecer


Inscribete en la RED LATINOAMERICANA DE CUIDADO AL PACIENTE CRÓNICO Y LA FAMILIA y conoce nuestros beneficios!

 

Memorias de eventos


Consulte las memorias de los eventos de la Red Latinoamericana de Cuidado al paciente crónico.

 

Galeria


Visite las imágenes de nuestros eventos y actividades.


 

Redes Sociales.


Conozca la Red Latinoamericana de Cuidado por medio de las redes sociales.